viernes, 24 de enero de 2014

Del Arte A La Terapia

Alejandro Jodorowsky: Al preguntarme cómo realizar un trabajo que me condujera a la mutación, me pareció necesario moderar los deseos en pro de la salud; eliminar las cosas pasajeras y de poco valor, para tomar con­ciencia de mi inmortalidad como organismo colectivo, logrando la libertad; desprenderme de las amarras mentales para que nada sub­jetivo me separara de la energía creadora, llegando a la unión. Ac­tuando como si estuviera vivo y al mismo tiempo, liberado de los intereses terrestres, como si estuviera muerto, cesar de «pertene­cer», de «identificarme» o de «definirme».
Para desarrollar un alto nivel de Conciencia se requieren esfuer­zos tenaces, continuos, intensos, implacables. En este proceso debe­mos morir a nosotros mismos y volver a nacer transfigurados, no definiéndonos como racionales o irracionales, jóvenes o viejos, mu­jeres u hombres. Ningún nombre ni ninguna nacionalidad debe li­mitar nuestro acontecer impersonal, para que, debajo de nuestra máscara individual, gocemos la paz del anonimato, no tengamos barreras entre lo humano y lo divino, seamos tanto lo que somos como lo que no somos. Completamente entregado a estos esfuerzos comencé a com­prender que, para sanarme a mí mismo y a los otros, la hipótesis más útil era la de considerar a cada ser humano como alguien capaz de desarrollar una Conciencia sin límites.

∼✻∼
Imagen: Manny Jaef

Nubes De Dosis Diarias en Facebook: https://www.facebook.com/groups/190896544291860/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada