jueves, 30 de enero de 2014

Los Problemas Que Te Transmite Tu Árbol Genealógico

Alejandro Jodorowsky: El árbol genealógico actúa como una trampa, imponiendo a la perfección del proyecto cósmico de los descendientes sus límites materiales y psicológicos –mezclando temores, rencores, frustracio­nes, ilusiones–. Ya en el vientre de la madre el feto recibe la orden de imitar el modelo legado por sus ascendientes. La familia no acep­ta la creación pura y simple, venida de «nada» sin modelo exterior.
Todo individuo es el producto de dos fuerzas: la fuerza imitadora –dirigida por el grupo familiar, actuando desde el pasado– y la fuer­za creadora –manejada por la Conciencia universal desde el futu­ro–. Cuando los padres limitan a sus hijos obligándolos a someterse a planes, a consignas («serás esto o aquello», «te parecerás a Tal», «nos obedecerás y propagarás nuestras ideas y creencias»), desobe­decen los proyectos evolutivos del futuro, sumiendo a la familia en toda clase de enfermedades físicas y mentales. La Conciencia, desde los primeros instantes de su individuación en el feto, padece este conflicto entre crear o imitar. Cuando el niño, al nacer, presenta pocos trazos psicológicos calcados de sus progenitores, podemos pensar que es la Conciencia quien fue capaz de vencer la influencia de los modelos que deseaban embutirle las generaciones preceden­tes de la familia. Si por el contrario el niño se convierte en la copia de sus padres o abuelos, la Conciencia fue derrotada. Las almas creadoras son escasas, las almas imitadoras forman legiones. Las primeras deben aprender a comunicar y sembrar sus valores, las segun­das deben liberarse de sus moldes y aprender a crear, es decir, a lle­gar a ser ellas mismas y no lo que la familia, la sociedad y la cultura quieren que sean.


∼✻∼
Fragmento de “Metagenealogía”, Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa (ed. Siruela)
Montaje de Imagen: Manny Jaef 
@alejodorowsky en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada