lunes, 21 de abril de 2014

Distintos Tipos De Madres Según Alejandro Jodorowsky: Asesinas Y Encantadas (Parte 1)

En su libro Manual de Psicomagia, Alejandro Jodorowsky presenta a cinco tipos de madres desde la perspectiva de la psicogenealogía. En este artículo presento a dos de ellas y en futuras publicaciones expondré las restantes tres.

Pequeña introducción de la Madre Invasora:
Cuando el padre está ausente (o es indiferente), la madre se torna invasora. Imbuida de su rol madre-padre, o sobreprotege a sus hijos o se siente imprescindible, no soportando que tengan vida privada. Cuando un/una consultante me pide un consejo para liberarse de su madre, le contesto que, por un instinto atávico, es imposible eliminar a la madre:
aunque dejemos para siempre de verla, o haya muerto, ella sigue actuando desde las tinieblas de nuestro inconsciente.

Alejandro Jodorowsky nos dice que debemos darnos cuenta de que a la madre (completa, sana) en la que piensa se agregan otros tipos de madres (incompletas, insanas).
Podríamos decir entonces que hay cinco tipos de madres:

MADRES ASESINAS
No desean ser madres, sólo quieren asegurarse de que son mujeres. Pueden provenir de familias donde se da a la hembra un rol secundario y se exalta al macho. Hay legiones de mujeres en el mundo que sufren por serlo: se esperaba a un niño y no a una niña; para satisfacer al padre, la hija se masculiniza; la madre por su parte le inculca que es una desgracia parir y convertirse en esclava de una prole no deseada; etc. Ella siente que, aparte del cerebro, su cuerpo le está prohibido. Al vivirse como un hombre frustrado, se niega el placer vaginal y de ninguna manera acepta convertirse en madre. Hace que la inseminen, para después abortar. Cosa que necesita para saber que es alguien que puede. Este querer ser «alguien que puede» oculta en el fondo una rivalidad con el padre, a la vez que una identificación con la imagen materna. El embarazo calma a un tiempo su sensación de esterilidad y su deseo impotente de tener un falo. El odio a sí misma, por sentirse castrada, la impulsará a formar pareja con un hombre que odie a su propia madre y, por lo mismo, a las mujeres en general.
Así como hay madres asesinas, hay padres asesinos, que buscan un alivio pasajero de sus tensiones sexuales, sin ningún deseo de procrear. El que la mujer caiga encinta les produce una insoportable molestia.

MADRES ENCANTADAS
Quieren que su vientre se hinche, pero no desean parir. Infantiles, aprovechan su embarazo para ser rodeadas de ternura y cuidados como un bebé, cosa que a ellas les faltó. El estar encinta, convertidas en centro de la atención familiar, les permite satisfacer sus necesidades afectivas. Durante nueve meses se sentirán felices, pero inmediatamente después del parto padecerán una grave depresión y quizás detesten a su vástago por haberlas privado de los cuidados que ella obtenía durante el embarazo. Pueden producir leche ácida, provocadora de diarreas.
Este tipo de mujer infantil formará pareja con un hombre de similar infantilidad: acostumbrado a no ser amado, necesita una madre embarazada, proyectándose él mismo en el feto; pero le angustia ver nacer a un hijo que, con indomables celos, sentirá como un hermano menor venido a robarle la atención materna. Apenas se entera de que la mujer está encinta, emprende la huida.
Otro tipo de madre estancada es el resultado de familias en que varias generaciones de mujeres han sacrificado sus vidas engendrando gran cantidad de hijos, algunas muriendo en el parto. Buscará un hombre que crea ser portador de un semen asesino. Este, durante el periodo del embarazo, se sentirá culpable, llegando a detestar a su mujer y al hijo que ella debe parir. A medida que los meses avancen, la embarazada irá experimentando mayor terror, muchas veces estará a punto de abortar, necesitará cuidados intensos, deberá permanecer acostada durante meses, etc. Su nene no será mensajero de la vida sino de la muerte. Parirá anestesiada, en general por cesárea.
Otro tipo de madre estancada se produce cuando la mujer se avergüenza de estar encinta. Por diferentes razones, ni su hijo ni el padre de su hijo concuerdan con las creencias y los planes familiares. Puede ser una madre soltera, haber cometido un incesto, estar inseminada por un hombre de raza diferente, etc. Lleva en el vientre el fruto de lo que cree un pecado o una traición. Mientras está embarazada se aleja de su territorio o disimula la tripa, y teme que el nacimiento del nene le haga perder el amor de sus padres y parientes.
Cuando una madre estancada da a luz, sutilmente actúa como si su hijo no hubiera nacido por completo, tratando de impedir que desarrolle su autonomía psíquica; puede lograrlo, pero esto sólo es posible pagando el precio de una alteración profunda del desarrollo del infante. Este puede convertirse en un niño psicótico, un adolescente esquizofrénico o un adulto inadaptado.

Continuará...


∼✻∼
Imagen: Our Lost Mothers by Rhinocio
Montaje de Imagen: Manny Jaef 
@alejodorowsky en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada