jueves, 24 de abril de 2014

Psicomagia Aplicada En Casos De Bulimia

La mente (con su lenguaje de ideas) aspira al conocimiento; el corazón (con su lenguaje de sentimientos) aspira al amor; el sexo (con su lenguaje de deseos) aspira a la satisfacción; el cuerpo (con su lenguaje de necesidades) aspira a la seguridad. Estos cuatro centros energéticos, que cuando no se realizan provocan en el individuo todo tipo de neurosis, están comunicados entre si y pueden ser entrenados para que comprendan el lenguaje de los otros. Un intelecto abierto es capaz de comprender qué es una emoción sublime; un corazón abierto puede otorgarnos el conocimiento; la satisfacción que el sexo no obtiene, logra obtenerla el cuerpo.
En el caso de la bulimia (ganas de comer que nunca se satisfacen) la consultante, por traumas infantiles causados por una madre competitiva que ha inhibido en su hija los impulsos incestuosos hacia el padre o hacia ella, culpabiliza la obtención del placer sexual y sustituye las caricias del coito por un insaciable afán de comer. (El consejo para sanarse no es el mismo para una mujer que para un hombre) (...) Si el consultante es hombre, es muy posible que su bulimia nazca de un impulso caníbal de comerse a su madre. Si ha tenido un padre competitivo que no ha querido compartir a la mujer con su hijo, éste, con sus deseos de mamar insatisfechos, transformará todos los alimentos en un símbolo de su madre y no dejará de comer hasta reventar, sin poder nunca satisfacerse.
La consultante, que satisface por la boca el deseo sexual, debe, cada vez que su voracidad la impulse a devorar un alimento, colocar un trozo de él en su vagina. Trozo que mantendrá en su interior hasta que termine de comer. De esta manera su inconsciente comprenderá que la satisfacción sexual está permitida. El alimento depositado en la vagina será retirado y guardado en una bolsa de plástico. Cuando la bolsa esté llena, será llevada a un terreno fértil y vaciada en un hoyo, donde se plantará una maceta con flores.
Aconsejo al consultante varón que, con ocho kilos de pasta de almendra, esculpa un retrato de su madre. Debe colorearlo con colores comestibles de pastelería. Cada vez que devore sus alimentos debe, al final, como postre, comer un pedazo del retrato. Así realizará su impulso caníbal. Al mismo tiempo debe contratar un ama de leche y mamar de sus senos dos veces diarias, una vez por la mañana, en ayunas, y otra por la noche. Poco a poco la intensidad de su bulimia irá decreciendo.


∼✻∼
Alejandro Jodorowsky en “Manual de Psicomagia”.
@alejodorowsky en Twitter
Imagen: Hayley Swanson


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada