miércoles, 28 de mayo de 2014

Meditación

Volveré al tema espantapájaros, reluciente y procaz. Bajo las sepulturas husmearé en la esquina negra del silencio, el abuso al fondo del cajón, la puerta de alaridos derribada hacia la nada, el escalofrío que confirma la sospecha, la culpa de muerte, la culpa asesina. Vestiré la falsa sangre sobre la llaga real, recordaré las burlas, los rostros hinchados de tanto ocultar, la loca raíz de mi florecer. Seré el curandero estafador que sí cambia corazones por otro; la letanía remota que en sueños como en vigilia chifla a mis oídos encontrará paso hasta mis auto-goles. Confesaré los crímenes ajenos que me enjaulan, daré mi voz al goce terremoto que derrumba a los amantes, desobedeceré no al juzgar sino al llevar a la luz lo que cosen tras mis parpados. Me corto el brazo, la pierna, desollo voluntario entregado a lo glacial: ¡mejor inválido que muñeco!
Imagen: Scarecrow by farbeyondthesun


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada