domingo, 1 de noviembre de 2015

Alejandro Jodorowsky: El Ave Del Espíritu Debe Liberarse De La Jaula

Cuantas veces sucede que un problema irresoluble en el estado de vigilia, se ve resuelto en el mundo de los sueños. En estado de vigilia el ojo alcanza a ver a escasa distancia, pero en sueños quien se halla en el oriente ve el occidente, cuando se está despierto tan solo se ve el presente, cuando se está dormido se ve el futuro, mientras se está dormido las distancias no existen. Al dormir el cuerpo permanece como si estuviera muerto, no se ve, no se oye, no siente no tiene conciencia ni percepción de las cualidades.

Las facultades del hombre se vuelven inactivas, pero el espíritu vive y subsiste. Es más, sus capacidades se vuelven más penetrantes, vuela más alto, su inteligencia es mayor, por ello juzgar que después de la muerte del cuerpo el espíritu perece, es como imaginar que el pájaro cautivo en una jaula tenga que perecer porque la jaula se rompa, aunque el pájaro nada tenga que temer con ello. Nuestro cuerpo es como una jaula y el espíritu es como el pájaro, vemos que sin la jaula el pájaro vuela en el mundo del sueño, por tanto si la jaula se destruye, el pájaro permanecerá y subsistirá, su sensibilidad se hará aún más intensa, su percepción será mayor y su felicidad aumentará. Los medios corporales marcan un límite al poder del espíritu. Por tanto es evidente que el espíritu se diferencia del cuerpo, lo mismo que el pájaro se diferencia de la jaula y que el poder y capacidad de penetración del espíritu son más poderosos cuando operan sin la mediación del cuerpo.

“¡Oh, corazón, si el ignorante te dice que el alma perece como el cuerpo, tu responde que la flor perece, pero la semilla permanece. Esta es la ley de Dios”. (Khalil Gibran)

Dios ha puesto en cada alma un apóstol para que nos guíe por el sendero de la iluminación. Sin embargo, muchos buscan la vida en lo externo sin reparar en que esta dentro de ellos. (Khalil.G.)

La esencia de todo lo que hay sobre la tierra, lo visible y lo oculto es espiritual. Al entrar a la ciudad invisible, mi cuerpo se cubre con mi espíritu. Quien busque escindir el cuerpo del espíritu, o el espíritu del cuerpo, aleja su corazón de la verdad. La flor y su fragancia son una, ciegos son aquellos que niegan el color y la imagen de la flor, diciendo que posee solo fragancia vibrando en el éter. Son como aquellos deficientes en el sentido del olfato, para quienes las flores no son nada más que formas y matices desprovistas de fragancia. (Khalil.G.)

Hay misterios en el alma que ninguna hipótesis puede descubrir ni ninguna conjetura revelar.

Dios ha puesto en vuestros corazones una antorcha que resplandece de sabiduría y belleza, es un pecado extinguirla y sepultarla en las cenizas. (Khalil.G.)

Dios hizo que nuestros cuerpos fueran templos para nuestras almas, y deben mantenerse fuertes y limpios para ser dignos de la deidad que los ocupa.

Dios ha hecho alados vuestros espíritus para volar por el vasto firmamento del Amor y la libertad. Que lamentable es que cernéis vuestras alas con vuestras propias manos y que vuestro espíritu sufra arrastrándose sobre la tierra como un gusano. (Khalil.G.)

El cuerpo puede padecer todas las vicisitudes, enfermedades, agotamiento, amputaciones, etc.. No obstante el espíritu se mantiene en su condición general. El espíritu humano no se aloja en el cuerpo, por cuanto está libre y exento de entrar o salir.

Leer artículo completo en monografias.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada